Se trata de un sistema de retexturización que penetra en la corteza del pelo y lo modifica desde su estructura interna. 

Si bien se puede aplicar sobre teñidos, no se recomienda para cabellos completamente decolorados. Lo mejor es que el cabello se encuentre en buenas condiciones. La indicación básica para resultados contundentes es no lavarse durante 48 horas. Para mantener el pelo sano conviene realizar baños de crema con frecuencia semanal. No se pueden realizar más de dos tratamientos por año.